Consejos para una Apelación del Seguro Social Exitosa

          Si recientemente se le negaron los beneficios del Seguro Social por Incapacidad, puede solicitar una apelación. En general, tiene 60 días después de recibir el aviso de la decisión para solicitar una apelación. Apelar puede ser un asunto complicado y no es aconsejable hacerlo sin ayuda. Debido a que hay muchas variantes y excepciones para conseguir el Seguro Social por incapacidad, siempre recomendamos que consulte su caso de incapacidad con nuestros abogados de seguro social llamando al 787-344-9219 para una consulta gratis y confidencial aquí mismo en Puerto Rico.

Apenas el diez por ciento de las solicitudes se aprueban en la etapa inicial del proceso de solicitud de incapacidad, mientras que más de la mitad de los solicitantes que siguen el proceso de apelación de incapacidad con un abogado terminan recibiendo los pagos del Seguro Social por incapacidad en el futuro. Es por ello, que aquí le presentamos una lista de los consejos que puede seguir para mejorar la posibilidad de que le aprueben el caso. Veamos:

  1. No te rindas. Ya ha hecho una buena cantidad del trabajo necesario para someter el caso. Su abogado se hará cargo de la mayoría del trabajo restante. Más importante aún, las probabilidades están ahora a tu favor si continuas tu tratamiento médico junto con la ayuda de tu abogado.
  2. Consulte a un Doctor que sea especialista en su condición médica. Si aún no está consultando a un especialista para su condición, pídale a su médico que lo refiera a uno. Un especialista tendrá más experiencia que un médico de familia, primario o generalista y, por lo tanto, la opinión de un especialista tendrá más peso que la de un generalista. Los especialistas para algunas incapacidades comunes son: cardiólogo (corazón), endocrinólogo (diabetes), neurólogo (cerebro y nervios), oncólogo (cáncer), ortopedista (huesos), podólogo (pies), psiquiatra (salud mental), neumólogo (pulmones), Reumatólogo (artritis, fibromialgia, síndrome de dolor regional complejo) y urólogo (riñones).
  3. Pon tu doctor de tu lado. La opinión de su médico tratante es muy importante y es aconsejable que obtenga su cooperación con su reclamación por discapacidad. Esto significa decirle a su médico que ha solicitado una incapacidad, establecer una buena relación con un miembro del personal médico que pueda ayudarlo, estar alerta a cualquier comportamiento adverso de su médico y obtener las declaraciones de fuentes médicas completas de su médico.
  4. Obtenga una opinión médica. Es importante que su médico tratante le dé su opinión sobre su capacidad funcional residual (RFC). Ello podría ayudar a determinar qué trabajo, si alguno, podría hacer a pesar de las limitaciones funcionales y las restricciones impuestas por su incapacidad. El Seguro Social quiere conocer su capacidad física para sentarse, pararse, caminar y levantar, y su capacidad mental para entender, recordar, concentrarse, persistir, interactuar con otros y adaptarse al cambio. Las cartas de los doctores varían ampliamente en su utilidad para la SSA.
  5. Obtenga una evaluación médica completa. Asegúrese de que su médico tenga la información total para producir una declaración completa y detallada de la fuente médica, proporcionándole los detalles de cada incapacidad que tenga. Especifique cómo cada condición limita sus actividades productivas. La incapacidad del Seguro Social no requiere que ocurra una lesión en el trabajo, por lo tanto, incluya todas las afecciones médicas irrespectivo de dónde ocurrieron. Lo que cuenta para el Seguro Social es la limitación acumulada a causa de todas sus incapacidades combinadas.
  6. Continúe visitando sus médicos. Usted podría sentir que su tratamiento no le está ayudando. O tal vez tenga dificultades para pagar el tratamiento. Pero si interrumpe el tratamiento, el Seguro Social puede asumir lógicamente que se ha recuperado o que ya no necesita ayuda médica. Tanto para su salud como para su reclamo, es importante que siga las recomendaciones de tratamiento de su médico y no abandone el mismo.
  7. Mantenga los récords de sus condiciones médicas. Es más fácil mantener un registro actual de tratamiento que reconstruir un historial de la memoria y récords antiguos. Un diario de los médicos que vio lo ayudará a proporcionar una lista detallada y precisa de sus fuentes de tratamiento médico. Haga lo mismo con los medicamentos, la terapia y los exámenes médicos recibidos.
  8. Documente sus limitaciones. Mantenga un diario durante un mes de sus días buenos y malos, lo que logró cada día, cómo se sintió y las limitaciones que sufrió. Este diario, actualizado periódicamente, lo ayudará a transmitir de manera precisa y persuasiva a su médico, abogado y juez el efecto que tiene su incapacidad en su capacidad para trabajar.

Si está incapacitado y no puede trabajar a causa de una condición médica, llámenos al 787-344-9219para una consulta gratis con un abogado de Seguro Social aquí mismo en Puerto Rico o visite la página de www.segurosocialporincapacidad.com

Nada de lo anterior debe ser considerado como un consejo legal y es solo para información general. Todo lo anterior tiene que ser corroborado directamente con el Seguro Social y/o con un abogado de seguro social para que le brinden más detalles y verifiquen la información.

Tags: ,

Trackback from your site.

Leave a comment